miércoles, 6 de enero de 2010

Pasionaria

I.
Una mañana Juan Carlos sale a buscar unos frutos naranjas. Cierra la puerta de su casa con llave y deja la llave escondida en un árbol a la vuelta de su casa. Pedalea hasta el puente de fierro que queda a unos barrios de distancia. Bajo el puente crece una pasionaria que se enreda en uno de los pilares del puente. Junta unos cuantos frutos y los lleva a su casa. Una vez allí, vomita, toma grandes cantidades de agua y se come los frutos.

II
En la habitación hay una puerta que da a la casa y una ventana que da al patio. En la ventana cortinas y una persiana que evitan que entre luz. La luz entra por una pequeña abertura que deja la puerta porque está entre cerrada y abierta.
En la habitación hay una nota que dice algo así como que el tipo se había matado para que lo entierren en la tierra, en algún campo o alguna plaza del pueblo, pero bajo la tierra, en un cajón con agujeros para que puedan crecer las plantas que iban a nacer de su vientre, es decir, para que se cumpla el oximoron de un ataúd del cual brote vida.

III
Hay cientos de flores que dan miedo, porque tienen colores un tanto fríos, pero son hermosas. Crecen en un descampado y tienen filas de dientecitos lilas y violetas. Si uno pudiera arrastrarse por el tallo de la planta y dar con las raíces se toparía antes con un cajón roído y un cajoncito de huesos, raído ya, sin carne.

7 comentarios:

  1. me gustó el II
    eso del oxímoron. medio morboso, pero ahora que lo pienso es verdad.

    ResponderEliminar
  2. hasta hace unos años (antes de que construyeran departamentos) había un "campito" al frente d mi casa, y siempre habia una planta de pasionaria. yo me cruzaba y cortaba los frutos, me encantaba abrirlos porque parecen pedazos de tripas, y con eso alimentaba a mis muñecas. mi abuela decia que la flor de la pasionaria era "la flor de jesú" (jesus) porque los pistilos forman como una cruz, que si la cortabamos traia mala suerte...en fin, historias de pueblo.
    Un abrazo...

    Celes

    ResponderEliminar
  3. gomitar antes de comer... qué mal educado...

    ResponderEliminar
  4. woow sería muy interesante que nos enterraran asi.. habría mas hermosas flores eso es seguro :)

    ResponderEliminar
  5. la flor del mburucuyá para los guaraníes, una flor sagrada y bella... y además La Pasionaria, Dolores Ibarruri, una luchadora de esas que te dejan co las floren abiertas, perfumando. No te la pierdas.

    tu relato es tan bello, me hace acordar (por algunos extraños recorridos a La uña, de Max Aub jeje, y a algo de Felisberto hernandez)
    Hermoso, pequeño, punzante.

    te quiero mucho!!
    nos vemos pronto!

    lafer

    ResponderEliminar