jueves, 10 de febrero de 2011

Ya no tengo que buscarlo
ni pensar metáforas para hablar de él
ni desear nada que me arrastre a la playa.
Ya le puse un nombre.
Entonces, ahora
camino sin saber que escribir, porque antes lo hacía por él,
como un leñador que ha talado un bosque entero.
Y ahora el Amor está lleno de cosas palpables,
de momentos, de sentimientos.
Por eso no escribo hace mucho.

5 comentarios:

  1. esaa que las palabras van y vienen del amor al amor!

    ResponderEliminar
  2. el amor está lleno de días, y viceversa (uno siempre se siente ingenioso cuando dice viceversa, viste?)
    te a

    mo.

    ResponderEliminar